Semillas germinadas

Cuando una semilla germina sus propiedades se multiplican, con lo que es un bocado exquisito y muy nutritivo para nuestras aves. Es un suplemento alimenticio natural que les aportará vitaminas y energía extra. Es bueno darles de vez en cuando semillas germinadas, sobre todo en época de muda, cría o si están enfermos, cuando sufren un gran desgaste y necesitan reponer fuerzas.

 

Atención: Las semillas germinadas pueden inducir a las aves a entrar en celo ya que en estado salvaje éstas son sinónimo de abundancia y calidad de alimentos. Esto se puede convertir en un aliado cuando queremos estimular a las parejas de cría a que entren en celo, pero puede ser un enemigo en las aves que viven solas y que no deseamos que críen. Por esto mismo no abusaremos de ellas si no pretendemos que críen (una cucharadita semanal por ave estaría bien) y, en caso de que observemos conductas de celo, especialmente con las hembras que viven solas (que pueden llegar a poner huevos de celo, algo que las desgastaría inútilmente), dejaremos de darles este alimento durante una temporada.

 

Consideraciones previas: para la receta de germinación se escogerán las semillas de mejor calidad. Si las semillas no llegaran a germinar o tan solo germinara una pequeña parte de éstas, significa que no son semillas frescas y su poder nutritivo es muy bajo, por lo que no solo no usaremos estas semillas para la germinación, sino que las desecharemos y no se las daremos a nuestros pájaros. La mixtura para palomos se lleva utilizando desde hace tiempo por los criadores para este fin por sus propiedades. Asimismo, tendremos en cuenta lo comentado anteriormente.

 

Si las semillas enmohecieran (algo que puede ocurrir fácilmente por la humedad que requieren para la germinación) las desecharemos.

 

Las semillas germinadas, como alimento fresco que son, se estropean rápidamente, por lo que se las ofreceremos a las aves por la mañana y se las retiraremos por la tarde.

 

Hay varios métodos válidos para preparar semillas germinadas. Yo os voy a explicar el mío, que me parece sencillo e higiénico, y que utilizo después de haber probado varios.

 

Material necesario:


* Semillas para germinar de buena calidad (preferiblemente mixtura para palomas).

* Un colador.

* Un recipiente para colocar debajo del colador.

* Vinagre de manzana.

* Vaporizador de agua.

Receta de germinación:

  1. Por la mañana, coger aproximadamente una cucharadita por ave de la mezcla de semillas. Con ayuda del colador, lavarlas durante un rato bajo el grifo para eliminar cualquier rastro de suciedad.
  2. Dejar a remojo en un vaso con agua y un chorrito de vinagre de manzana (ayudará a eliminar bacterias y hongos, y a prevenir hongos).
  3. Al mediodía, volver a lavar bien las semillas bajo el grifo con ayuda del colador. Volver a poner en remojo como en el paso anterior.
  4. Por la noche, volver a enjuagar a conciencia las semillas y repartirlas de manera homogénea por la superficie del colador.
  5. Los días siguientes, tres veces al día pulverizaremos un poco de agua por encima de las semillas y removeremos éstas para que se humedezcan bien todas y se aireen (de esta manera evitamos la aparición de hongos), volviendo a repartirlas todas por la superficie del colador.
  6. En pocos días, dependiendo de la temperatura, habrán germinado y podremos dárselas a nuestras aves. La noche anterior a dárselas, volveremos a enjuagar bien las semillas bajo el grifo y volveremos a repartirlas por la superficie del colador. Ya no volveremos a humedecerlas para que cuando se las demos no tengan un exceso de humedad.