Cría a mano de neonatos

Recomiendo que, junto al presente artículo, se lea también el de PAPILLEROS para más información y detalles a tener en cuenta.

 

Consideraciones previas

Esta guía está dirigida solamente a casos de emergencia en los que nos veamos obligados a empapillar a pollitos neonatos o más pequeños de lo recomendable (lo ideal para empapillarlos es sacarlos entre los 20 y los 25 días, cuando están empezando a salirles los cañones de las plumas). Nunca empapillaremos a pollitos tan pequeños por capricho, ya que es una tarea muy delicada y cualquier cosa puede salir mal.

Estos son algunos de los casos en los que empapillaremos a pollitos recién nacidos o más pequeños de lo recomendable:

  • Pollitos que se han quedado huérfanos.
  • En nidadas muy numerosas, a menudo los padres dejan de alimentar a los pollitos más pequeños, que acaban muriendo. En este caso intentaremos salvarlos nosotros.
  • Padres sin experiencia que no alimenten bien a sus crías. Lo notaremos porque los buches de los pollitos siempre están vacíos, o se estancan en el crecimiento mostrándose mucho menos desarrollados de lo que deberían para su edad.
  • Pollitos que por alguna razón que desconocemos dejan de lado y no alimentan ni dan calor. En estos casos hay que actuar deprisa o morirán de frío antes que de hambre.
  • Pollitos que, aunque sí van alimentándolos, notamos que tienen un importante retraso en el crecimiento… Algo está fallando y hay que intervenir, quizá no los estén alimentando lo suficiente.

Hay que tener en cuenta que alimentar a un pollito tan pequeño requiere mucho tiempo y trabajo, así que si no dispones de tiempo, no lo intentes. Los primeros días hay que alimentarlos cada dos horas… ¿Te lo permite tu ritmo de vida? Si es así, mucha suerte con esta difícil aunque gratificante tarea (cuando las cosas salen bien, claro).

 

¿Qué se necesita?

  • Papilla especial para Neonatales (Nosotros usamos Psittacus neonatal, pero hay otras buenas marcas, como la Harrison).
  • Fauna box o similar.
  • Fuente de calor (manta térmica, bombilla de cerámica...).
  • Termómetro para controlar la temperatura del habitáculo.
  • Jeringa sin aguja para alimentar al pollito (una pequeña para controlar mejor la cantidad que le damos al pollito, de 3 ó 5 ml.).
  • Cucharilla para hacer la mezcla.
  • Termómetro de cocina para controlar la temperatura de la papilla (puede servir el mismo que usamos para medir la temperatura ambiente si usamos uno de los de cristal).
  • Virutas de madera (¡Nunca serrín!), aunque si es un solo pollo recomiendo usar papel de cocina y cambiarlo en cada toma.
  • Papel de cocina.

 

Temperatura del habitáculo

Es de suma importancia mantener al pollito a la temperatura correcta, para ello la comprobaremos con un termómetro y usaremos la manta eléctrica o la bombilla térmica para controlar la temperatura.

  • 1-5 días 34 - 35 ºC
  • 6-9 días 33 - 35 ºC
  • 10-14 días 32 - 33 ºC
  • 15-21 días 30 - 32 º

 

Preparación de la papilla

Este punto es muy importante, pues durante los 10 primeros días la papilla tiene que ser bastante líquida para que pase ligera por el buche, ligeramente cremosa, pero líquida. Además, la temperatura tiene que ser la correcta: 40ºC. A partir de entonces, iremos espesándola poco a poco hasta que adquiera la consistencia de una natilla, que es la consistencia que debe de tener a partir de los 20 días.

Número de tomas y cantidad de papilla

La norma general es la siguiente: llenaremos el buchecito teniendo mucho cuidado de no llenarlo en exceso (la papilla nunca debe subirse por el esófago del pollito, que podremos ver bien si nos fijamos con atención); en esto es mejor no llegar que pasarse, pues si nos pasamos podemos causarle un descolgamiento de buche y perderá la capacidad de vaciarse… Resumiendo: habremos matado al pollito. Iremos a buche lleno – buche vacío, es decir, cuando se le vacíe el buche por completo volveremos a darle.

Le daremos la papilla con sumo cuidado por un lado del piquito. En cuanto la note, empezará a tragar. En un par de tomas tragará la papilla con ansia, facilitando mucho nuestra tarea.

La siguiente tabla es de referencia para el caso de una ninfa. Repito: es de referencia. Lo más importante es llenarle el buche de una manera lógica (llenito pero que no parezca que vaya a estallar) y volverle a dar cuando lo vacíe del todo.

  • 1 a 4 días - Cada dos horas - 1 a 2 ml. (Aquí incluyo una toma nocturna).
  • 5 a 7 días - Cada tres horas - 2 a 3 ml. (Aquí incluyo una toma nocturna).
  • 8 a 14 días - 5 veces al día - 4 a 6 ml. (Aquí ya no les doy toma nocturna).
  • 15 a 20 días - 4 veces al dia - 7 a 10 ml. (Les suelo mantener a 4 tomas hasta que empiezan a picotear algo de sólido).

A partir de este momento podremos criar a nuestro pollito como se criaría a un papillero normalmente, para lo cual os dejo el siguiente enlace al artículo: PAPILLEROS.

 

(Pollito de pyrrhura molinae criado a papilla desde los pocos días de vida).