Cuando lo barato sale caro y los animales salen perdiendo...

Hace poco unos conocidos contactaron con nosotros porque su ninfa papillera estaba teniendo problemas de digestión. Les dimos algunas pautas a seguir, pero los problemas continuaron y finalmente nos trajeran a la ninfa. Pronto supimos cuál era el problema: el criador la había sacado demasiado pronto del nido (con unos 8 días, cuando lo recomendable son 22) y así se la había entregado a estas personas, sin explicarles qué tipo de cuidados necesitaba el animal. Ellos la habían tratado como a una papillera normal, cuando a esta edad necesitan unos cuidados especiales... Cuando la ninfa llegó a nosotros, tenía una compactación y dilatación muy grande de buche, infección y gran retraso en el crecimiento.

Intentamos hacer todo lo posible por ella, y durante casi dos semanas estuvimos día y noche dándole los cuidados y tratamientos necesarios, pero finalmente el animalito acabó muriendo.

Indagamos más y nos enteramos de que habían pagado un precio bastante bajo por esta ninfa, ya que cuanto más joven era el animal, más barato valía... Y que el criador siempre lo hacía así. Los sacan pronto del nido para que los padres vuelvan a empezar el ciclo de cría cuanto antes... Y la gente los compra porque son más baratos.

Y por cosas de estas a mí me vienen personas y me dicen que los vendo demasiado caros... ¿En serio? Yo ofrezco pollos sacados del nido en su justo momento, totalmente acostumbrados a la jeringa, anillados con anilla federada, con control de cría, sexaje si lo requiere, padres seleccionados en calidad, bien alimentados y cuidados, ofrezco asesoramiento en todo momento... ¿De verdad vale la pena recurrir a un criador que los cría sin ningún tipo de control por ahorrarse unos euros? Estamos hablando de la vida de un animal... de muchos animales... Además, por experiencia os digo que en estos casos, la mayoría de las veces, lo barato sale caro.

Escribir comentario

Comentarios: 0